Opinión: La tienda física nunca va a morir

Raúl de Souza Neto, director de Napse para América Latina y Brasil

Napse, empresa generadora de soluciones de automatización comercial para el retail, estuvo presente en el evento especializado que reúne a los principales referentes de la industria y cadenas de retail a nivel local y regional: Retail Day.

Por primera vez, el encuentro tuvo lugar en el Centro de Convenciones Buenos Aires (CEC), y dentro del programa de actividades, se realizó el 18º Encuentro Nacional Retailer, que consiste en un programa de conferencias con personalidades locales e internacionales, y el Digital Commerce-Retail Innovation II, con charlas orientadas a la aplicación de la tecnología en el retail.

Raúl de Souza Neto, Director de Napse para América Latina y Brasil, dio una charla en el auditorio utilizado para las charlas de eCommerce y se explayó sobre experiencia omnicommerce, estrategias y casos de retailers en América Latina. En su presentación brindó un panorama sobre la actividad y sus tendencias y destacó que «Lo único que realmente cambió es el consumidor, que tiene nuevas exigencias y una nueva relación con los retails”. A su vez explicó la necesidad que tienen los retailers de adaptarse a estos cambios: “Hoy en día, los costos adicionales son muy altos, y esto representa el mayor freno para las compras online. Dentro de las tendencias omnicommerce, la velocidad de entrega es la mayor traba. Es por esto que, ante la necesidad de bajar los costos, los retailers se ven obligados a implementar nuevas estrategias.”

En este sentido, anunció: “muchos jugadores del mercado ya están tangibilizando estos puntos, que tienen como foco pasar de los múltiples canales a ofrecer una estrategia omnicanal verdadera a los clientes, para lo cual se están enfocando en cambios de tecnología, de procesos, y fundamentalmente culturales”, y agregó: “Este es el año de las grandes inversiones en omnicanalidad entre retailers líderes de América Latina, Chile, Argentina, México, Brasil”.

Una vez finalizada su conferencia, y ante las preguntas de los asistentes, compartió su visión sobre el presente y el futuro de la actividad: «La tienda física nunca va a morir. Lo que sí percibimos es que hay mayor complementariedad. Se hibridan los canales y se pueden encontrar cada vez más recursos digitales en tiendas físicas”.

Para finalizar expuso que el resultado de todo esto es que cambia y se amplía la experiencia del consumidor: «Hay una tendencia a mayor autonomía de los compradores, como por ejemplo el surgimiento de aplicaciones que permiten pagar dentro de la tienda directamente desde el teléfono, sin necesidad de perder tiempo haciendo filas. Esto permite un mejor uso del tiempo y mejora la experiencia del cliente a través del autoservicio.».

Fuente: América Retail

La experiencia omnicommerce, estrategias y casos de retailers

Raúl de Souza Neto, director de Napse para América Latina y Brasil, explicó las transformaciones del retail y la necesidad de rediseñar las estrategias.

«Lo único que realmente cambió es el consumidor, con sus nuevas exigencias y la relación que se tiene con los retails, en todos los niveles. Hoy en día con la falta de dinero y la necesidad de aumentar los márgenes y bajar los costos, hacen que los retails intenten nuevas estrategias en el día a día», arrancó diciendo Raúl de Souza Neto, director de Napse para América Latina y Brasil, sobre el escenario del Digital Commerce – Retail Transformation II.

En tanto, explicó que «debido a que los costos adicionales son muy altos, representan el mayor freno a la compras on line. El 55% del abandono de los carritos, son producto de malas entregas, embalajes, etc. Esto se resuelve cambiando la manera en que se relacionan, el punto de venta con sus consumidores, dándoles mas servicios dentro del probador de la tienda on line, como las ventas cruzadas dentro de la tienda, conocer mejor a los clientes y su comportamiento de compra, tener una billetera electrónica. Dentro de la necesidad de una experiencia única, sin cada uno de esos puntos de contactos, no se haría la compra».
 
«La tienda física nunca va a morir. Lo que sí percibimos es que hay mayor complementariedad. Se híbridan los canales y se pueden encontrar cada vez más recursos digitales en tiendas físicas», continuó el especialista en omnicommerce de retailers.  
A lo que agregó: «El resultado es que cambia y se amplía la experiencia del consumidor. Hay una tendencia a mayor autonomía de los compradores, como por ejemplo con apps que permiten pagar dentro de la tienda directamente desde el teléfono sin necesidad de perder tiempo en filas. Lo que permite un mejor uso del tiempo y mejora la experiencia del cliente a través del autoservicio».
 
«Hay que entender qué impacto se tendrá y a raíz de ello, diseñar la estrategia. El gran desafío es saber por dónde empezar cuando el objetivo no es muy claro. Cualquiera sea el primer paso, nos ofrece una oportunidad», concluyó.
 
Fuente: Webretail

Economía del conocimiento: ¿Por qué esta ley es importante para el futuro del país?

Escribe Carlos Anino, CEO de Napse

La Cámara de Diputados de la República Argentina le otorgó media sanción a la Ley de Economía del Conocimiento, un proyecto que tiene como objetivo darle continuidad y ampliar el alcance de la actual Ley de Software, vigente hasta diciembre de 2019.

La actualización de esta ley propone ampliar el espectro y brindarle aún más potencia a una industria que actualmente representa el 22% del PBI en Argentina. Se trata de industrias que capitalizan el aporte del conocimiento para generar valor en sus procesos y en la calidad de sus productos y servicios. La industria del conocimiento como pilar del desarrollo del país se encuentra hoy en segundo o tercer lugar, si se logra implementar de mejor forma, el crecimiento será cuantitativa y cualitativamente superior. 

La continuidad de lo vigente respecto de impuestos y retenciones en exportación e importación es crucial para este tipo de empresas que intercambian constantemente servicios y les permitiría empatar y hasta superarse en lo referido a retenciones en el exterior. También destacar que están contemplados los servicios de BPO (Business Process Offshore) o de KPO (Knowledge Process Offshore), que son muy activos en términos de exportación y de empleo y que propiciará inversión de compañías extranjeras en el sector.

Hay muchas oportunidades en el mercado laboral informático argentino que se pueden fomentar y potenciar aún más, pero es importante balancear la oferta de planes de estudio como tecnicaturas y especializaciones para que no se genere una demanda de talento insatisfecha que incremente el costo laboral para las empresas. En la actualidad hay cada vez más estudiantes interesados en formarse en las carreras del sector y esto hay que capitalizarlo. 

La amplitud de alcance del proyecto supone una desburocratización del acceso al sector, la incorporación de manera directa de aproximadamente 3500 pequeñas y medianas empresas que aún no gozan de los beneficios impositivos o de exportación que la ley en debate propone y refuerza. Son cerca de 500 las contempladas en la actualidad. Se trata de incluir sectores como investigación y desarrollo, tecnología, servicios biológicos, profesionales de exportación, nanotecnología, industria aeroespacial y satelital, inteligencia artificial, ingeniería industrial, internet de las cosas, sensores, manufactura, realidad aumentada, realidad virtual y, en un marco general, todo lo que engloba la industria 4.0.

Siguiendo la inercia del crecimiento para 2025 se estima que la industria del conocimiento representará un PBI del 25%, pero la proyección apalancada en políticas públicas superadoras podría alcanzar un 30% y así avanzar en el camino si nos comparamos con países desarrollados como Japón (37%). 

Es importante ampliar el horizonte de inversión y crear empleo de calidad. La industria del software ya se encuentra trabajando en esto hace tiempo pero resulta fundamental incluir a otras actividades y empresas, y sumar otros sectores con denominadores comunes que puedan seguir nutriendo el ecosistema. 

Los argentinos estamos frente a una oportunidad única y no podemos desaprovecharla. Se trata de un paso más en el proceso de transformación digital de las empresas, del estado y de todas las industrias del país, aportando valor al mundo en toda la cadena productiva.

Fuente: canalAR